Muelle de Pasajeros del Puerto de Iquique

Muelle de Pasajeros del Puerto de Iquique

Información sobre Muelle de Pasajeros del Puerto de Iquique

La caleta de Iquique fue poblada desde el período prehispánico por indígenas que se dedicaban a la extracción del guano de covaderas. A la llegada de los españoles esta actividad se intensificó con el uso de esclavos negros e "indios encomendados". A partir de 1566 se explotaron las minas de plata ubicadas en los alrededores, pero fue en el siglo XIX gracias a la explotación del salitre que Iquique realizó el salto hacia una entidad urbana propiamente tal. Hasta esa época la población que no alcanzaba el millar de habitantes vivía dispersa en distintos sectores de la caleta.



La explotación del salitre se inicia hacia 1810, la producción se embarca por Iquique con destino a Lima donde es usado para fabricar pólvora. En 1830 se realiza por Iquique el primer envio de salitre a Europa conduciendo a un desarrollo acelerado del puerto y de la ciudad. En 1855 Iquique fue declarado Puerto Mayor; embarcándose desde aquí la producción salitrera de la provincia de Tarapacá, que de 73.000 toneladas en 1840 pasó a 500.000 en 1870. Por el puerto llega también el agua traida en goletas desde Arica. En 1879 el puerto es bloqueado por la Armada chilena, debido a la guerra del Pacífico cuyo resultado será la incorporación de la Provincia de Tarapacá a la República de Chile en 1883.



Entre 1880 y 1920 se vive la época de gloria del salitre. En 1894 el presupuesto municipal per capita de Iquique era 2,38 veces el de Santiago; y en 1900 el puerto de Iquique recaudaba 4,10 veces el monto de las entradas fiscales percibidas por Valparaíso. El crecimiento poblacional también es fuerte en este período, pasando de 15.391 habitantes en 1885, a 40.171 en 1907. La ciudad-puerto de la "capital del salitre", desarrolla entonces el patrimonio histórico-arquitectónico que se puede apreciar hoy día y se transforma en una ciudad cosmopolita con una fuerte proporción de población extranjera. Atrae así a mucha gente y se transforma en el lugar obligado de recalada de los barcos de pasajeros.


El transporte de los pasajeros entre los muelles, y los veleros y vapores anclados en la bahía se realizaba en lanchas o botes a remo. Frente al aumento de movimiento de pasajeros, la administración del puerto decidió construir un muelle de atraque para realizar los embarques y desembarques de pasajeros de manera más fácil, segura y rápida. Se trata de una construcción de pino oregón sobre pilares metálicos. Su planchada está techada y remata en un gran triángulo que constituye una especie de proa. En cuatro de sus costados tiene graderías que bajan hacia el mar
En 1931 se construyó un nuevo desembarcadero pero el antiguo no fue destruido. Hoy día el elegante muelle es usado por las embarcaciones menores como las goletas pesqueras y las lanchas que ofrecen paseos por la bahía. Forma parte del barrio histórico junto al antiguo edificio de la aduana, las viejas casas contiguas, y la ex estación de Ferrocarril.

Hoteles recomendados en Iquique