Ruta Chile, Operador mayorista
Español
Ingles
Portugues
           
                   
Usted esta en: Inicio > Destinos > Guía Aves de Chile > Faisan
   
   

FAISAN

Faisan, Ave en Chile

 

 

 

 

Faisan:

NOMBRE(S) LOCAL(ES):
Faisán

DISTRIBUCIÓN EN CHILE:
por introducción de especies en zonas puntuales.

HABITAT:
Praderas, lomas y cerros con vegetación baja.

DESCRIPCIÓN:
Largo (cms.):
60 - 70 (macho)
50 - 60 (hembra)

Tanto el Faisán como la codorniz de California, son las dos únicas especies de gallinaceas introducidas en Chile para una aclimatación silvestre. Sin embargo, lamentablemente y a diferencia de la codorniz, el faisán no logró aclimatarse a nuestro medio, y los pocos que hay son con una ayuda total del hombre; no así, por ejemplo, en parte de Europa, Estados Unidos y Canadá cuya introducción tuvo un gran éxito.

Según Goodall, Johnson y Philippi, en su obra "Las Aves de Chile", la primera importación de faisanes la realizó el señor C. J. Lambert, entre 1886 y 1887 desde Inglaterra, trayendo la especie Ph. C. Colchicus a su hacienda "La Compañía" al norte de La Serena. Aunque en un principo aumentó su número, después fueron disminuyendo hasta desaparecer.
Luego, en 1914, el señor Carlos Haverbeck introdujo 80 faisanes de caza traidos desde Alemania, de la especie Ph. C. Torquatus, a su fundo Allipén, provincia de Cautín. Hasta la fecha de publicación de este libro (1951), la experiencia había tenido un gran éxito. A su vez, el señor Haverbeck le obsequió al Don Augusto Grob algunas parejas las cuales las introdujo en la isla Pichi Colcuma, en el lago Ranco (Valdivia).

Araya y Millie, en su libro "Guía de Campo de las Aves Chilenas" (1998), no menciona al faisán como ave de campo chilena, sino hace una referencia a la familia phasianidae.

La diferencia básica entre las especies, es que el macho del Ph. c. torquatus tiene un collar blanco muy visible; en cambio el collar del Ph. c. colchicus es de un blanco menos sobresaliente.

Hay que recalcar, que esta especie siempre ha tenido que estar bajo el cuidado permanente del hombre, ya que no es capaz de sobrevivir por sus propios medios, cosa que no ocurrió con la codorniz, que ya forma parte habitual de los campos chilenos.