Edificio Isabel Bongard

Edificio Isabel Bongard

Información sobre Edificio Isabel Bongard

La Escuela Normal de Preceptoras de La Serena fue fundada en 1874, para formar maestras de enseñanza primaria. Desde sus inicios, recibió a numerosos expertos alemanes y chilenos, que trataron de inculcar en las futuras educadoras los métodos de enseñanza en boga en Europa, dentro de una perspectiva laica y científica. Isabel Bongard, educadora de origen alemán, fue designada en 1890 por el gobierno de José Manuel Balmaceda para encargarse de la dirección del establecimiento, y le imprimió un sello de progresismo y calidad que marcó la historia futura del establecimiento.





La Escuela Normal funcionó en diferentes edificios hasta 1912, cuando se inauguró el que hoy es monumento nacional. El inmueble constituye un volumen simétrico de dos niveles, en torno a un eje central estructurado por el acceso. Su planta se desarrolla en torno a dos patios laterales. Su fachada, de influencia neoclásica, se caracteriza por sus arcos rebajados y la cantería de los muros. La construcción es de albañilería de ladrillo, que luce especialmente en el tratamiento de los arcos, y entramado de roble con adobe en el segundo nivel; la estructura de la techumbre, de las puertas, las ventanas, los pisos y los cielos es de pino oregón. El estilo de la construcción es neoclásico, con elementos de la arquitectura colonial americana.


En el segundo piso se encontraban los largos dormitorios de las más de doscientas alumnas, que estudiaban con régimen de internado, y la capilla del plantel. En el primer piso estaba el Salón de Actos, recubierto de fina madera, donde se realizaban las clases de gimnasia, las ceremonias de graduación, etc. Por detrás de este espacio estaba la sala de música, y en el ala sur la cocina. En el primer piso se sitúan también las salas más interesantes del establecimiento: el laboratorio de ciencias, dotado de curiosos implementos, y la gran biblioteca. En el sector poniente funcionaba una Escuela de Aplicaciones, de enseñanza primaria, que servía de lugar de práctica y observación para las futuras educadoras. El edificio estaba rodeado por un bello huerto donde crecían chirimoyos, damascos y ciruelos, y un parque con palmeras, cipreses y plátanos orientales.





En octubre de 1988, un incendio destruyó buena parte del segundo piso. La Universidad de La Serena, actual propietaria del inmueble, desoyó las voces a favor de su demolición, y realizó una exitosa restauración del edificio, que se encuentra actualmente en uso.


Hoteles recomendados en La Serena